Otros

TNS se encargó de las encuestas a pie de urna en las generales, las catalanas y las andaluzas por el mismo precio que el de licitación

Antes de que el escrutinio arranque, y con el cierre de los colegios electorales, llegan los datos de las encuestas a pie de urna. Una de las que protagonizaron la pasada noche electoral fue aquella pagada por los medios públicos, que ha costado 437.500 euros más IVA, a pagar a medias entre RTVE y la Forta, según se desprende de los pliegos del contrato.

Estos documentos, además, ofrecen algunos detalles sobre las exigencias de las televisiones públicas con respecto a la empresa adjudicataria, TNS, la misma que resultó elegida para realizar encuestas similares en las elecciones andaluzas y las catalanas celebradas este mismo año. El contrato exige, como mínimo, que se recojan encuestas en 1.250 unidades muestrales (colegios o secciones), con un mínimo de 120 entrevistas en cada una de ellas y repartidas por todo el territorio. Así, la muestra mínima a entrevistar es de 150.000 personas, aunque quienes se postularan podían aumentar el número de lugares en los que recogerían los datos para subir nota (hasta un 10% de la puntuación total).

Los entrevistadores debían recoger datos sobre partido votado y recuerdo de voto de las elecciones anteriores, pero solo incluían resultados de los partidos con escaño. El resto iba a parar al cajón de sastre de “otros”. No preguntaban -ni se lo exigía el contrato- ningún dato más: si sexo, ni edad, ni otros factores.

Los documentos del contrato nos permiten saber, además, que TNS ofreció tres estimaciones de participación y voto a lo largo del día a FORTA y RTVE. Los datos desglosados de esta encuesta, pagada con dinero público, no se han puesto a disposición de los ciudadanos, ni siquiera una vez que el escrutinio ha finalizado y su valor informativo se ha perdido por completo.

Aunque se trata de un procedimiento abierto, el acta de adjudicación no informa si otras empresas se presentaron al concurso. Además, asegura que TNS fue la elegida por tratarse de la oferta económica más ventajosa, cuando el precio de adjudicación es exactamente el mismo que el de licitación. Es decir, no ofrecieron ninguna rebaja directa sobre el presupuesto inicial.

Lo mismo ocurrió en dos contratos anteriores firmados por la FORTA para realizar encuestas similares en las elecciones catalanas y andaluzas celebradas este mismo año: la adjudicataria, por el mismo precio que el de licitación, fue también TNS, y el acta no recoge información sobre otras posibles competidoras.

El coste de las encuestas en las elecciones al Parlament de Catalunya fue de 70.000 euros más IVA y se pedía un mínimo de 200 unidades muestrales con 150 entrevistas cada una, es decir, 30.000 encuestas, también en tres oleadas. Para las elecciones al Parlamento de Andalucía, TNS cobró 73.590 euros + IVA por trasmitir, de nuevo en tres tandas, datos de 223 mesas electorales con un mínimo de 150 personas encuestadas en cada una (33.450 entrevistas). En ninguno de los dos casos se exigió más información que el voto realizado y el recuerdo del anterior.

La página web que recoge por imperativo legal los expedientes de contratación de la FORTA solo publica algunos contratos de 2015. Además de estas tres encuestas, incluye el título del expediente del mismo servicio contratado en las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Pero el enlace no dirige a los documentos de ese expediente sino a otro, por lo que, con la información publicada, no podemos saber si se repitió la misma fórmula también en esos comicios.

Buenas noches.

[Este post surge del enfado de Pepe Fernández Albertos y la mala baba de Kiko Llaneras]

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *