Presupuestos, subvenciones, recortes y contratos públicos

El Congreso pagará casi 283.000 euros a Ibermática por la nueva web de la Junta Electoral Central

  • Los trabajos de renovación del portal se desarrollarán durante cinco meses

Las Cortes Generales han publicado hoy en el BOE la formalización del contrato con la empresa Ibermática para el desarrollo de una nueva página web para la Junta Electoral Central. El lavado de cara del portal costará 282.837,5 euros a las arcas públicas y se desarrollará durante cinco meses.

La adjudicación incluye el desarrollo de la nueva web, el pago de las licencias necesarias y la migración de contenidos, que incluyen reglamentos, procesos de Iniciativas Legislativas Populares (ILP) y resultados electorales, entre otros. El contrato incluye un periodo de garantía de tres años, tal y como se señala en los pliegos.

Para la elección de la empresa adjudicataria, mediante procedimiento abierto, se han tenido en cuenta criterios técnicos (40%), mejoras de la oferta inicial (10%) y económicos (50%). De hecho, estos trabajos estaban presupuestados inicialmente en 324.000 euros.

Ibermática es una firma vasca cuyos principales accionistas son KutxaBank, ONCE, Caja 3, Banca Cívica y Banco Sabadell. Su presidente, José Luís Larrea, fue consejero de Economía y Hacienda del Gobierno Vasco (PNV) desde 1991 hasta 1995, cuando pasó a ser consejero delegado de la compañía. El pasado mes de julio, la empresa fichó como director de desarrollo de negocio a Gonzalo Machín, exparlamentario vasco del Partido Popular y coordinador del comité asesor de Basagoiti.

Buenos días.

Standard

8 thoughts on “El Congreso pagará casi 283.000 euros a Ibermática por la nueva web de la Junta Electoral Central

  1. CArmen says:

    vamos que en los criterios usados para adjudicar el contrato podíamos cambiar los porcentajes y poner 98% puertas giratorias, 1% criterios técnicos, 0,5% oferta inicial y 0,5% económicos. Es increíble.

    Gracias por la labor que hacéis publicando estas cosas que pasaría muy muy desapercibidas, y que es bueno que las sepamos para que no perdamos la red que se han tejido.

    Gracias

  2. Los porcentajes no se pueden cambiar para la adjudicación.

    Los pliegos no están mal redactados, son bastante correctos para lo que estamos acostumbrados. El problema es que la puntuación de la oferta técnica 40% y mejoras 10% es demasiado ambigua pero esto lo permite la ley. Antes de la nueva ley de contratos del estado los criterios podían ser 100% subjetivos con lo que se ha mejorado bastante.

    Respecto a las cuestiones estrictamente técnicas, los requerimientos son bastante altos con lo que el precio no es nada exagerado.

    La obligación de publicar todo en el perfil del contratante hace que los ciudadanos podamos saber cosas que antes ni nos imaginábamos. Esto tiene un efecto negativo que es el exceso de información. A veces creemos que algo es negativo cuando realmente lo único que pasa es que desconocemos el verdadero valor de ciertos trabajos.

    En este caso, desde mi experiencia personal en el sector, considero que el precio es adecuado a lo contratado. Otra cosa son las posibles conexiones políticas que existen pero que a veces no suponen una relación causa-efecto como pudiese parecer. Como técnico realizo adjudicaciones y solo evalúo las ofertas presentadas, no me preocupo de los cargos políticos o el pasado de los ejecutivos de las empresas. No sé si los técnicos que realizaron esta adjudicación tuvieron presiones políticas o no pero, excepto en casos evidentes, deberíamos otorgarles el beneficio de la duda.

    Saludos!

      • Además de ex-políticos, en esas empresas hay personas muy profesionales que también saben hacer su trabajo. No veo el motivo por el que tenemos que dudar absolutamente de todas las adjudicaciones simplemente relacionándolas con otros hechos que pueden ser o no circunstanciales.

        Existen muchos casos en los que esto no es así y me parece normal que se denuncien. En este caso no veo evidencias suficientes por varios motivos:

        1. La empresa está capacitada para hacer ese trabajo y tiene experiencia.
        2. El precio ofertado es adecuado y a menos que el trabajo ya esté hecho no se van a forrar con este proyecto.
        3. Cuando se hace tráfico de influencias el beneficio obtenido es varios órdenes de magnitud más alto que el que se obtendrá en este proyecto. Arriesgarse por una miseria es poco profesional para unos corruptos de verdad.

        Yo mismo he adjudicado proyectos de esa cantidad o mayores y no tengo ni idea de quién es o quién no es el dueño de la empresa. La adjudicación se hace de forma objetiva por la oferta técnica y económica. Si ahora alguien descubre que el dueño de la empresa tal es un ex lo que sea del PPSOE me joderá pero la adjudicación no ha tenido que ver con ese hecho.

  3. sancho says:

    Ibermática hace un ERE, despide gente y al resto le baja los salarios y luego cobra esta cantidad de pasta por una web.. es de coña!!!

  4. MIGUEL says:

    A mi me huele a chamusquina que acaben las concesiones en manos de los expoliticos aunque sea por un precio acorde al mercado en lugar de inflado como estamos acostumbrados. Pnv y Pp han pactado muchas veces. Creo que durante el mandato de Larrea además si no me equivoco, además han contratado a un exparlamentario poco antes de la contratación. A mi me huele a tráfico de influencias (presuntamente claro), información privilegiada y devolución de favores. Mas de lo mismo de siempre. ¡Que se investigue más!

  5. Alejandro Guillán says:

    Hola Eva, ante todo muchas gracias por el esfuerzo que día a día haces con ésto.

    La verdad es que en la mayoría de los concursos de estas características, el problema no suele estar en los criterios de adjudicación, que suelen estar estar muy bien ponderados. Las empresas que ganan estos concursos raramente los ganan “por goleada”. En este tipo de concursos, todos hilan muy fino. Quiero decir que si la máxima puntuación que un licitador puede obtener por todos los conceptos es igual a 100, la empresa que lo gana a lo mejor ha obtenido -por ejemplo- 96 puntos pero el segundo en la lista ha obtenido -por ejemplo- 94,5.

    Desde mi punto de vista el quid de la cuestión con este tipo de concursos es que ya vienen “encarrilados” desde su origen, incluso antes de redactar los pliegos de prescripciones técnicas. Ante una necesidad concreta (una nueva página web en este caso) el responsable en la administración del área que necesita el bien tantea el terreno y escala una memoria del proyecto, que debe de ir acompañada de un presupuesto económico para poder tratar la cuestión en las instancias que en cada caso proceda. Si el tema convence y hay presupuesto disponible, se saca a concurso y que gane el mejor (en el mejor de los casos).

    El problema es que con mucha frecuencia, en el detalle de las necesidades a cubrir participan activamente consultores senior de las empresas que prestan este tipo de servicios. El trabajo de cualquier consultor es convencer a su interlocutor de que necesita cuantas más cosas mejor y de que esas cosas cuestan X. Tampoco es nada raro que esos mismos consultores participen activamente en la redacción de los pliegos de prescripciones técnicas, y si pueden “orientarlos” hacia su terreno, lo van a hacer, pues su trabajo no es otro que generar negocio para su empresa.

    Personalmente, dudo mucho que las necesidades de la página web de la JEC puedan llegar a costar 324.000 €, pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que, a igualdad de prestaciones, el Corte Inglés, el Banco de Santander o INDITEX nunca pagarían esa cantidad.

    No hace mucho tiempo, el Congreso de los Diputados renovó su página web por un importe similar al que ahora licita la JEC y al cabo de un par de meses un informático demostró que se podía conseguir una web con el mismo nivel de servicio empleando herramientas de libre utilización. Evidentemente eso no quiere decir que esa web hubiera salido gratis, porque un coste mantenimiento siempre lo va a tener, pero el coste total sí que hubiera sido un 70% inferior.

    No hacen más que recortar cuando se trata de servicios a los ciudadanos, muchos de ellos básicos, pero en todo lo que a ellos concierne, siempre lo mejor de lo mejor.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *