Otros

El CGPJ seguirá pagando 123 euros al año en licencias de buscadores privados de leyes y jurisprudencia para los jueces pese a la mejora del CENDOJ

  • Presupuesta el servicio en 444.000 euros anuales, 170.000 más
  • Aranzadi, Tirant Online y Wolters Kluwer, las tres adjudicatarias
  • Cada juez podrá elegir cuál de ellas prefiere como buscador
  • Argumentan que, aunque el CENDOJ ha mejorado, compran licencias privadas para ‘para enriquecer los medios disponibles’

El BOE recoge hoy la formalización del acuerdo marco entre el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y tres editoriales judiciales para la adquisición de licencias de sus buscadores para jueces. El gasto máximo estimado es de 444.000 euros al año (888.000 para los dos años de ejecución, a contar desde el pasado 5 de agosto).

Las tres empresas que presentaron ofertas han resultado adjudicatarias. Se trata de Aranzadi (en la página web Westlaw), Tirant Lo Blanch (Tirant online) y Wolters Kluwer España (La Ley Digital). Los miembros del CGPJ y los magistrados y jueces podrán elegir cualquiera de estas cuatro bases de datos para consultar sentencias y leyes.

Este contrato es casi idéntico al firmado en 2013, adjudicado a las mismas tres editoriales y a la encargada de la web El Derecho. Pero entonces, el coste máximo permitido era mucho menor: de 271.500 euros anuales. Como las cuatro editoriales adjudicatarias en ese contrato presentaron exactamente la misma oferta, 123 euros por licencia, ese tope permitía adquirir unas 2.200 licencias anuales.

Esta vez, con una licitación de 123 euros, ninguna de las empresas ha rebajado su precio (excepto Aranzadi, que ha propuesto un casi simbólico 122,93), por lo que el tope estimado por el CGPJ permitiría adquirir 1.400 licencias más que hasta ahora, unas 3.600 anuales.

¿Qué pasa con el CENDOJ?

Este aumento de presupuesto contrasta con la mejora que, según los propios pliegos, ha experimentado el CENDOJ, el buscador propio de leyes y jurisprudencia del CGPJ, de acceso libre para todos los ciudadanos. Entonces, teniendo un buscador propio, ¿por qué se contrata un servicio externo de pago?

En 2013 se respondió de forma muy detallada a esa pregunta en los documentos del contrato. Aunque insistían en que el buscador público había progresado significativamente, destacaban que un tercio de la magistratura no ha realizado aún la transición a esa base de datos. Alegaban dos causas: la costumbre de utilizar los buscadores privados que han usado desde el inicio de sus carreras y la falta de tiempo, por la carga de trabajo, para aprender a utilizar el CENDOJ. Además, el expediente argumentaba que mantenían la compra de estas licencias para responder a una petición de alguna de las asociaciones profesionales de jueces (no especificaba cuál), determinadas salas de gobierno y, en ocasiones, de forma individual, algunos miembros de la carrera judicial.

¿Qué ha pasado en estos dos años para que se aumente el presupuesto? ¿Cómo va ese progreso del CENDOJ, un buscador abierto que pueden usar no solo los jueces, sino cualquier ciudadano? Los pliegos de este año son mucho más escuetos. Argumentan que el CENDOJ “ha culminado su proceso de dotación de legislación consolidada” y que ha añadido a su base de datos pública todas las sentencias del Tribunal Constitucional, del Tribunal de la Unión Europea y, en breve, del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Pero, pese a esas mejoras, deciden volver a contratar buscadores externos para los jueces “para enriquecer los medios disponibles en el desarrollo de su trabajo”, sin especificar qué las diferencia del buscador del CGPJ.

Buenos días.

Standard

7 thoughts on “El CGPJ seguirá pagando 123 euros al año en licencias de buscadores privados de leyes y jurisprudencia para los jueces pese a la mejora del CENDOJ

  1. Deus ex Machina says:

    No soy juez, pero si abogado. Cierto que CENDOJ ha mejorado mucho, pero en este caso los buscadores privados son mucho mejores. CENDOJ es un muy buen buscador, pero trabaja en bruto, es decir, nos da los resultados tal cual, con lo que para buscar la jurisprudencia que nos interesa tenemos que bucear bastante entre los resultados. Los buscadores privados tienen cierto trabajo detrás ya que ordenan los resultados también bajo criterios de importancia, lo que permite al que busca ir a la jurisprudencia más relevante con un solo clic, ahorrando bastante tiempo.

  2. Jorge L. Cámara says:

    Acabo de conocer este medio y deseo comunicarle un Hecho probado respecto a “la calidad e imparcialidad del Cendoj”.
    Soy Pensionista en Invalidez Absoluta para Todo trabajo consecuencia de accidenten no laboral a quien la privan de unos derechos sociales y económicos de enorme importancia, como consecuencia de mi participación obligatoria en una Mutualidad Laboral Obligatoria y en la lucha jurídica que inicié en 1991, llegue a conocer en 1992 que el Tribunal supremo había dictado Sentencia en la que se reconocía plenamente los derechos que yo estaba demandando, obteniendo como dato de busqueda el Rec. de Casación 1074/1990.
    Como es habitual, los abogados se niegan a realizar busquedas jurídicas con ese dato que no se recoge en los libros de Aranzadi, en consecuencia no quedó otro modo que esperar a que el Cendoj estuviera a disposición de los Ciudadanos, pero dicha esperanza era lamentablemente carente de razón, dado que ” en la base de datos de ese Organismo seles olvidó inscribir dicho nº. de Rec. de Cas. de manera que para profanos era imposible poder acceder a la Sentencia buscada, dado que no se conocía otro dato de referencia y cada vez que se pedía acceso daba respuesta ” si el núm. aportado era otro” y en esa situación he tenido que esperar hasta 2013, con sentencias de “cosa juzgada” en que he llegado al Constitucional.
    Con ayuda de varios compañeros consigo disponer de un ejemplar de la Sentencia que contiene dos errores ademas de la falta de Rec. y en la busca se encuentra otro ejemplar en la que el nombre de la demandante es otro, muy extraño, verdad, si además resulta que en la base de Datos de aranzadi el marginal también sufre otro error que impide que se abra la sentencia buscada. En consecuencia dirijo un primer escrito al Cendoj exponiendo los hechos y no atienden mi petición, lo traslado al Consejo del Poder Judicial y la respuesta es similar, de manera que dirijo nuevo escrito a los Secretarios de las dos Secciones de la Sala Cuarta del supremo y desde la primera me confirman que en el Texto de la Sentencia de la que he podido obtener us copia simple tiene un ERROR que no es la sección 1ª la responsable sino la Sección Segunda y desde la Sección Segunda su Secretario me niega copia autenticada de la Sentencia en cuestión “porque la Sentencia que obra en el archivo del Tribunal no tiene errores”.
    En Noviembre de 2013 otero mi petición, acompañándola de copia de hojas del Cendoj que prueban que no permite el acceso a la sentencia pedida y es con tal muestra de pruebas, cuando en Febrero de 2014 el Sr. Secretario de la Sección 2 se ve obligado, tras la insinuación de “posible prevaricación”, a remitirme tres ejemplares autenticado de dicha Sentencia.
    La extraña negación al acceso carece de fundamento, dado que dicha Sentencia se basa en los mismos pedimentos que yo había planteado en mi demanda de finales de 1992 y mantengo actualmente, siendo la única diferencia la identidad de los demandantes, en la “sentencia perdida” es una empleada de Telefónica en Barcelona y en la mía un empleado de Telefónica en Granada y ambos demandamos el importe de nuestra Pensión Complementaria con cargo a la Mutualidad Laboral Obligatoria a la que eramos Mutualistas y se genera Pensión superior a la máxima del seguro Obligatorio de Enfermedad ahora Seguridad Social y, como en la actualidad solo somos unos 40.000 Jubilados/as afectos a dicho derecho, no puede ser este el motivo por el que la referencia de “dicha sentencia estuviera equivocada en el Cendoj y en Aranzadi”.
    Hay tener do en cuanta que este modesto error se apoya en la mayor estafa social de la Unión europea montada en 1984 mediante la que articula l liquidación de quince Mutualidades Laborales obligatorias con el fin de que sus Mutualistas no demandaran sus derechos a las prestaciones complementarias que las misma tenían reconocidas como consecuencia de unas cotizaciones muy superiores a las que se realizaban para el Seguro Obligatorio de enfermedad, hoy Seguridad Social.
    Este comentario ha de ser asegurado, dado que las Mutualidades afectadas son Mutualidad de la Previsión INP; Banco Exterior de España; Institución Telefónica de Previsión; Banco de España; Banco de Crédito Local, Empleados de Puertos y Aduanas; Tabacalera; Iberia; Metro de Barcelona; Empleadas de Hogar: Ensidesa; Encaso; Empetrol; Asociación Mutuo-Benéfica de la Policía Nacional; Renfe; Empleados de Notarias; Empleados de Diputaciones -MUNPAL: Empleados de Ayuntamientos.
    Es posible que olvide alguna, no obstante estas Instituciones superan en su conjunto los 400.000 Mutualistas afectados.

    No conozco realmente que fin pretenden con esta Institución, desearía que me informaran ampliamente, muchas gracias.

    • Querido Jorge. En ningún caso hemos defendido la calidad del CENDOJ, hemos reproducido lo de el Poder Judicial afirma. Si me preguntara a mí, como persona que lo usa a diario, le diré que es un absoluto desastre. Por eso preferiría que dedicaran el dinero a mejorarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *