Otros

El señor de la grúa

El BOE de hoy recoge la declaración de pérdida de la condición de funcionario de dos policías nacionales, condenados hace casi un año un delito de detención ilegal y una falta de lesiones. La sentencia también incluía la inhabilitación de ambos, algo que el Gobierno ha hecho efectivo con la orden publicada hoy en el boletín.

Los hechos ocurrieron en 2009, cuando Antonio César y David, según la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, se encontraban -fuera de servicio y en estado de embriaguez- en la discoteca New Garamount de Madrid. Ambos se acercaron a una chica y le hicieron proposiciones sexuales. Ella se negó. Poco después, la asaltaron a la salida y, ante una nueva negativa, le retorcieron la muñeca y le enseñaron sus placas, diciéndole que estaba detenida por no tener los papeles en regla, para después obligarla a meterse en el coche de uno de ellos a la fuerza.

Estaban en la plaza de Cuzco de la capital madrileña y, ante los gritos de la mujer, que pedía auxilio, un hombre que circulaba por la zona con una grúa acudió a preguntar qué pasaba. Los dos policías enseñaron sus placas y cerraron la conversación asegurando que no pasaba nada. Pero Secundino -nombre falso que usa la sentencia y que vamos a utilizar también para esta historia- no lo vio nada claro.

Así, cuando arrancaron el coche y condujeron a gran velocidad por la ciudad, saltándose semáforos en rojo, Secundino les seguía en su grúa. A la vez, avisó a la policía de lo que estaba ocurriendo. Cuando pararon y sacaron del coche a la chica, a empujones y amenazándola con llevarla a comisaría, la policía llegó, la liberó y puso fin al asalto.

El juez tuvo en cuenta, como atenuantes, que cada uno de ellos pagó 200 euros a la víctima como reparación de daños antes del juicio, la dilación indebida del proceso y su estado de embriaguez. Así, ambos fueron condenados a un año y siete meses de prisión, una multa de 360 euros, e indemnizaciones por las lesiones de 440 (por la baja) y 4000 euros (por daños morales), además de a la inhabilitación absoluta durante dos años y seis meses, lo que ha acabado con la pérdida de su plaza como funcionarios, publicada hoy en el BOE.

Buenos días.

Standard

6 thoughts on “El señor de la grúa

  1. Pingback: El señor de la grúa

  2. Alejandro Guillán says:

    Hola Eva. Por fin una historia con “happy end”, para variar.

    Si en esa historia cambias esos dos indecentes por nuestros gobernantes y a la chica por el pueblo, tenemos el retrato de lo que ha estado pasando en nuestro país en los últimos años.

    Lo que ya no sé es quién sería “el señor de la grúa” en ese escenario ;-))

    Un saludo y gracias por tu trabajo.

  3. Félix says:

    Otro episodio de violencia de genero ejercida por “servidores públicos”.

    Como se va a desterrar la violencia de género cuando se dictan estas sentencias?
    Una vez mas el problema lo resuelve la sociedad civil. ¡Secundino!

    Un saludo
    Gracias por tu trabajo

  4. Alfredo Granell Ortells says:

    Acatar las sentencias judiciales también implica hacerlas cumplir de inmediato, y no esperar cerca de un año. A ver si se entera la Portavoz del Gobierno y por tanto que no alardee de acatamiento. Pero como dice el refrán :”dime de que alardeas y te diré de que adoleces
    Otro asunto: Supongo que en la sentencia se utiliza el nombre supuesto de Secundino para el gruista que auxilió a la agredida , por MIEDO. El Estado de Derecho en el que creo , no lo concibo con ciudadanos con miedo y menos con jueces de por medio.
    Finalmente la policía sea la que sea, incluso los municipales, deben ser ejemplares en el respeto a los ciudadanos porque éstos les pagan el sueldo. La parejita no se merece trato de favor ninguno. ¿Quién toma nota?

  5. MacCurro says:

    Gracias por tu inestimable labor periodística. Resoluciones como esta puedo leerlas muchos días en el BOE, pero si no es por tu trabajo, no apreciaría la noticia como ahora hago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *